Las startups, empresas emergentes con un fuerte componente tecnológico y un modelo de negocio escalable, han ganado una notable relevancia en el panorama empresarial español. Estas empresas, caracterizadas por su innovación y potencial de crecimiento, enfrentan desafíos únicos, especialmente en el ámbito legal y financiero. En este contexto, la figura del despacho de abogados especializado en cuestiones que más afectan a este tipo de empresas se convierte en un aliado esencial para garantizar el éxito y la sostenibilidad de las startups.

Normativa y regulación de las Startups

Conviene mencionar la normativa y regulación sobre startups que ha promovido la Ley 28/2022, de fomento del ecosistema de las empresas emergentes. Esta ley, que forma parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, busca reconocer las características específicas de las empresas emergentes con potencial de crecimiento y generación de empleo. Su objetivo es facilitar la tramitación administrativa, retener y atraer talento, y promover una aproximación entre la formación profesional, la universidad y las necesidades de las empresas emergentes. Para ello, se ofrecen incentivos fiscales y de inversión, así como nuevas bonificaciones laborales y medidas migratorias para facilitar la entrada y residencia de profesionales.

La Ley define a las startups como empresas emergentes, es decir, sociedades de nueva creación, no tener más de cinco años de registro en el Registro Mercantil. Para acceder a las medidas previstas, se requiere tener su sede y una plantilla mayoritariamente contratada en España, no haber distribuido dividendos y desarrollar un proyecto de emprendimiento.

Servicios de Asesoría legal para startups

Dado el panorama legal y las particularidades de las startups, es esencial contar con servicios de asesoría legal que comprendan este ecosistema y se encuentre familiarizado con las necesidades más frecuentes de este tipo de proyectos. Estos servicios deben ofrecer soluciones específicas para cada empresa, garantizando un servicio eficaz y profesional.

PUEDE INTERESARTE  La nueva era de la regulación de la Inteligencia Artificial en Europa

Comentamos a continuación algunos de los servicios más recurrentes:

Constitución de sociedades y pacto de socios

En el inicio de la actividad conviene analizar la fórmula jurídica más conveniente que van a adoptar los fundadores para poner en marcha el proyecto. Ya sea como Autónomo, Sociedad Civil, Sociedad de Responsabilidad Limitada o Sociedad Anónima; por citar las más frecuentes. Debe formar parte de ese primer asesoramiento, la organización interna entre los fundadores y personas clave que van a estar involucradas en el lanzamiento del proyecto. Lo cual debe concluir en la determinación del órgano de administración de la compañía, si es que se va a constituir una sociedad, así como la firma de un pacto de socios que regule la relación profesional presente y futura entre los distintos socios.

Asesoramiento mercantil y societario

El pacto de socios deberá guardar relación con la finalidad de la actividad y con los Estatutos Sociales que se van a aprobar a la hora de la constitución, que a su vez deben adelantar las necesidades propias de un negocio tecnológico. Una configuración adecuada del accionariado, celebración de juntas, vía para notificaciones, o la identificación del código CNAE puede tener su relevancia. Siempre lo ha tenido, pero ahora con mayor razón atendiendo a la nueva regulación de la Ley 28/2022.

Desde el punto de vista mercantil la sociedad requerirá la configuración de los primeros contratos con clientes y proveedores, así como la organización societaria óptima para la retención de talento, por medio de incentivos a socios, colaboradores o empleados clave (ya sea por medio de phantom shares u otras figuras).

Búsqueda de capital

Resulta común a la mayoría de las startups la necesidad de poner en marcha sucesivas rondas de financiación que permitan un crecimiento rápido del proyecto y mayor inversión en tecnología. Jurídicamente estas iniciativas se traducen en procedimientos de ampliación de capital donde habrá que negociar las condiciones de esa entrada de capital, la valoración de la compañía a la fecha que corresponda, y los pactos de socios que vincularán a la parte inversora con los fundadores.

PUEDE INTERESARTE  La responsabilidad legal del Project Manager

Asesoramiento fiscal y laboral

No existe fase empresarial que no requiera de un análisis respecto del impacto fiscal. Un servicio completo de asesoría legal para startups debe incluir gestión y asesoramiento fiscal y laboral. Este servicio proporciona soluciones específicas para cada caso, permitiendo a los emprendedores centrarse en el crecimiento y expansión de su negocio con total seguridad; y tomar las decisiones correctas aminorando las contingencias fiscales y laborales según corresponda.

Conclusión

La aparición de un modelo de empresa novedoso como las startups implica la necesidad de un asesoramiento legal especializado. Los tiempos de actuación son distintos a las empresas tradicionales y precisan un conocimiento actualizado de los aspectos legales implicados. Un despacho de abogados para startups debe ser proactivo, conocer el ecosistema emprendedor y ofrecer un asesoramiento multidisciplinar. Las cuestiones legales deben convertirse en un aliado para el crecimiento de la empresa, y no en un obstáculo.