Aspectos a tener en cuenta para respetar la propiedad intelectual de terceros en un eCommerce y hacer que respeten la tuya propia.

El eCommerce, o comercio electrónico, como hemos venido hablando en los anteriores artículos, es uno de los modelos de negocio que se encuentran más en auge a día de hoy. Ya se han expuesto en anteriores artículos sus numerosas ventajas así como las normas de obligado cumplimiento por parte de un negocio cuyo desarrollo y actividad se producen por entero en Internet. Esas mismas normas de obligada observancia acarrean una serie de sanciones de considerable cantidad en caso de infracción, y, dado que el eCommerce se mueve principalmente en el terreno de la Propiedad Intelectual, y teniendo en cuenta que en el anterior artículo expusimos cómo proteger los activos intangibles de un eCommerce, en este artículo vamos a exponer los casos en que podríamos incurrir en acciones tipificadas como delitos contra la Propiedad Intelectual, algo no tan excepcional como cabe imaginarse.

PUEDE INTERESARTE  Principales normas que regulan el eCommerce y la imposición de sanciones por su incumplimiento

Nuestro Código Penal, a grandes rasgos, establece que un delito contra la Propiedad Intelectual e Industrial se producirá al reproducir, plagiar, distribuir, comunicar públicamente o explotar económicamente total o parcialmente una obra o prestación literaria, artística o científica; con ánimo de obtener un beneficio económico directa o indirectamente con el uso de esa obra. O, de otro modo, que se transforme, interprete o ejecute artísticamente en un soporte distinto o se comunique por cualquier medio sin contar con la autorización del titular de los derechos de propiedad intelectual sobre el objeto. Y establece, según la acción tipificada que tenga lugar, tanto pena de multa como de prisión, pudiendo esta última llegar a los cuatro años dependiendo de la gravedad.

Pues bien, como se desprende de lo anterior, se ha de prestar especial atención al contenido publicado en nuestro portal eCommerce, ya que éste es la base de todo negocio online, e Internet facilita hasta el extremo la difusión de contenido de todo tipo e información. Por ello, podría decirse que nos hallamos en un terreno pantanoso, en el que al mínimo descuido nuestro negocio podría verse en entredicho.

💡 Es muy común incurrir en plagio y delitos contra la #PropiedadIntelectual en el ámbito del #eCommerce, y por ello es esencial cuidar el contenido de nuestra web. Clic para tuitear

Es muy común incurrir en plagio y delitos contra la propiedad intelectual en el ámbito del comercio electrónico, y por ello es esencial cuidar el contenido de nuestra web lo máximo que nos sea posible. Esto incluye desde los textos explicativos del producto ofrecido, texto de bienvenida en el que se dé a conocer el espíritu de la marca, hasta el diseño de la web y fotografías.

¿Cómo proceder para no infringir la propiedad intelectual de otros?

En primer lugar, lo más recomendable es realizar uno mismo todo desde cero, aunque en ocasiones esto no nos es posible (por ejemplo, a la hora de utilizar fotografías) y tenemos que recurrir parcialmente a elementos ya existentes. Esto es posible, siempre y cuando se haga de manera legal. Los principales elementos que se pueden ver controvertidos en nuestro eCommerce son el nombre de dominio, los textos publicados en nuestra página así como las imágenes, y para no incurrir en delitos con ninguno de estos tres elementos:

  • Es esencial elegir un nombre de dominio que no esté siendo utilizado por ninguna otra empresa o start-up, también para el beneficio de nuestro propio negocio, pues el fin debe ser diferenciarnos del resto.
  • Redactar los textos de manera original si bien cabe para ello inspirarse en los de otros negocios, marcas o fuentes de cualquier tipo. Es preciso señalar en este caso el límite entre el plagio y la inspiración, siendo plagio, según la RAE, la acción de “copiar en lo sustancial obras ajenas dándolas como propias”, por lo que dotar a los textos de nuestra web de matices inspirados en otras fuentes dista mucho de incurrir en un delito contra la propiedad intelectual, siempre y cuando se trate de matices y no de una reproducción del contenido de otros eCommerce sin reconocer su verdadera autoría.

Por otro lado, se puede dar el caso de que queramos incluir en nuestra página textos o partes de ellos cuya autoría pertenece a un tercero, ya puede ser de obras literarias, blogs o cualquier otra página web, para lo cual, deberemos citarlos y hacer mención expresa y clara a la fuente y autor, con el fin de evitar confusiones y no apropiarnos injustamente de ello.

Las imágenes que publiquemos en nuestra página web pueden dar lugar igualmente a controversia, ya que no obstante parezca que en Internet todo vale y que la información y elementos que encontramos en la red son de dominio público, esta idea dista mucho de la realidad. Lo más recomendable es ser los propios autores de las fotografías que vayamos a emplear en la página web de nuestro eCommerce, pero en caso de que esto no sea factible, será indispensable asegurarnos de que las imágenes que vayamos a utilizar para nuestra web estén sujetas a un uso consentido y libre o, si conocemos su procedencia, pedir autorización al autor para poder emplearlas, teniendo el autor de dichas imágenes el derecho a decidir cómo y en qué sentido se puede utilizar su obra.

PUEDE INTERESARTE  Activos intangibles de un eCommerce… ¿Cómo protegerlos?

En definitiva, se debe estar muy atento a que todo el contenido que se publica en la página de nuestro eCommerce sea legal, siendo aconsejable que seamos nosotros mismos los autores de este o, en caso contrario, como ya se ha mencionado, atendiendo al origen del elemento que queramos utilizar en nuestra página, ya sea imagen, texto, información o diseño, y por consiguiente solicitando el permiso para poder hacer uso de él, haciendo siempre visible la fuente y autoría del mismo.

No respetar la propiedad intelectual de terceros

En caso de no respetar la propiedad intelectual de terceros, establece nuestro Código Penal que:

“el juez o tribunal ordenará la retirada de las obras o prestaciones objeto de la infracción”,

pudiendo llegar incluso a ordenar la interrupción del servicio prestado a través de la página web en la que se difundan preponderantemente los contenidos de propiedad intelectual de terceros sin autorización.

Por último, al igual que es mandatorio respetar la propiedad intelectual de terceros, es deseable proteger la propia. Como se expuso en el artículo anterior, proteger los activos intangibles de nuestro eCommerce es crucial. Para ello debemos tener en cuenta que la propia Ley de Propiedad Intelectual nos protege castigando a terceros que cometan infracciones cuyo objeto sea de nuestra propiedad, pero en la mayoría de ocasiones es deseable proteger el contenido de nuestra autoría de manera complementaria al amparo que nos ofrece la Ley, y así prevenir en la medida de lo posible que dicha violación de neustra propiedad intelectual se produzca.

Para ello podemos recurrir a los conocidos Copyright, Copyleft o Creative Commons, licencias que nos ofrecen diversidad de condiciones para proteger nuestra propiedad de la manera en que mejor se adapte a la forma en que queramos que nuestros contenidos se vean utilizados o difundidos por terceros.

PUEDE INTERESARTE  El futuro del eCommerce en España