La inteligencia artificial desde una perspectiva legal

La inteligencia artificial (IA) ha revolucionado nuestra sociedad, transformando la forma en que interactuamos con la tecnología y brindando soluciones innovadoras en diversos campos. Sin embargo, junto con los avances tecnológicos, surgen desafíos legales que deben abordarse para garantizar un uso de la IA que no vulnere derechos y libertades. En este artículo, exploraremos cómo la inteligencia artificial se encuentra desde una perspectiva legal y analizaremos las implicaciones legales más importantes que surgen con su creciente adopción.

Protección de derechos: El gran reto pendiente

La IA se basa en algoritmos sofisticados que procesan grandes cantidades de datos para tomar decisiones y realizar tareas. Estos datos pueden incluir información personal y sensible, lo que plantea serias preocupaciones sobre la privacidad y la protección de datos. Los modelos de IA pueden extraer información confidencial sin el conocimiento o consentimiento del individuo, lo que entra en conflicto con los derechos de privacidad y autonomía.

Además, cuando se utilizan datos históricos para entrenar a los algoritmos, existe el riesgo de que se refuercen sesgos y discriminación inherentes en los datos originales. Esto podría tener consecuencias devastadoras en las decisiones tomadas por la IA.

Para abordar este desafío pendiente, se requiere la aplicación del derecho para que proteja los derechos y libertades de los individuos y se establezcan salvaguardas para el uso adecuado de la IA. Normativas como el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la Unión Europea, es un ejemplo de la regulación que desde las distintas administraciones se está procurando adoptar en este sentido, y concretamente en lo que refiere a esa normativa para el tratamiento de datos personales en el contexto de la IA.

PUEDE INTERESARTE  Qué es el Vesting en una Startup

El marco legal de la inteligencia artificial: datos y herramientas

La IA puede comprometer la aplicación del Derecho en diversas áreas, como la propiedad intelectual, la responsabilidad por daños y perjuicios, la seguridad cibernética, o incluso las normativas aplicables a la relación laboral entre empleados y empresas.

Uno de los aspectos clave es el acceso a los datos. La IA se alimenta de grandes cantidades de información para aprender y mejorar con el tiempo. Sin embargo, el acceso a ciertos datos puede estar restringido por distintas regulaciones, o incluso la obtención de tales datos podría estar proscrito por acuerdos privados de confidencialidad, lo que puede dificultar el desarrollo y la implementación de soluciones basadas en IA.

Asimismo, la responsabilidad legal en caso de daños causados por sistemas de IA plantea desafíos significativos. Determinar quién es responsable cuando un algoritmo toma una decisión incorrecta o causa un perjuicio puede ser complicado, especialmente teniendo en cuenta que los algoritmos son cajas negras y su lógica interna es difícil de comprender.

Privacidad y protección de datos

La IA funciona mediante el análisis de grandes cantidades de datos, lo que plantea preocupaciones sobre la privacidad y la protección de datos personales. Las empresas que utilizan IA deben garantizar que cumplen con las leyes de privacidad vigentes y que obtienen el consentimiento adecuado para recopilar y procesar datos de los usuarios.

Además, existe el riesgo de sesgos en los conjuntos de datos utilizados para entrenar algoritmos de IA, lo que podría generar daños a terceros. Los legisladores podrían establecer regulaciones sólidas para abordar estas preocupaciones y garantizar que el uso de la AI no interfiera en los derechos y libertades de terceros.

PUEDE INTERESARTE  La nueva era de la regulación de la Inteligencia Artificial en Europa

Responsabilidad y toma de decisiones automatizadas

La IA puede tomar decisiones automatizadas que tienen un impacto significativo en la vida de las personas, como decisiones de contratación, evaluaciones crediticias o diagnósticos médicos. Esto plantea la cuestión de la responsabilidad en caso de que se produzca un error en la aplicación o un resultado no deseado. No es descartable que en el futuro se establezcan criterios objetivos de responsabilidad, dentro del marco regulatorio, para las empresas y desarrolladores que crean sistemas de IA. De la misma forma, cabe esperar que en algún momento se establezcan mecanismos de transparencia que permitan comprender cómo se toman las decisiones por parte de los algoritmos de IA.

Propiedad intelectual y derechos de autor

La inteligencia artificial plantea preguntas interesantes sobre la propiedad intelectual y los derechos de autor. Cuando una IA crea una obra original, como una pintura o un poema, ¿a quién pertenecen los derechos de autor: al desarrollador del algoritmo, ¿al propietario del sistema de IA o a la propia IA?

Se trata de cuestiones no reguladas, lo que permite analizar en cada caso quién debe ser el beneficiario de los derechos de autor y la propiedad intelectual del resultado de aquella obra en la que haya tenido participación la tecnología por medio de la AI.

Ética y seguridad de la IA

La ética en el desarrollo y uso de la inteligencia artificial es una preocupación creciente. ¿Deberíamos permitir que la IA tome decisiones que afecten a la vida de las personas sin supervisión humana? ¿Cómo podemos evitar que la IA se utilice con fines maliciosos o para dañar a otros?

PUEDE INTERESARTE  El BITCOIN como nuevo elemento de criminalidad económica digital

Queda claro que aquel que utilice la AI para un desarrollo concreto será responsable de los daños que el resultado de dicho desarrollo pueda provocar. No cabe establecer la responsabilidad sobre la tecnología en sí misma, como si tuviera capacidad jurídica, pues no la tiene. La posibilidad de generar algoritmos que por sí mismos adopten decisiones abre el campo de la responsabilidad civil a un campo nuevo desconocido hasta la fecha. Sin perjuicio de que en el futuro se regulen sistemas que obliguen a la realización de auditorías o pruebas que se consideren rigurosas para garantizar el uso apropiado de la AI, el desarrollador deberá aplicar todas aquellas medidas que fueran necesarias para que el desarrollo tecnológico que corresponda no afecte a las libertades y derechos de terceros.

Conclusión

No existe un marco regulatorio actualizado al respecto, en la medida que la tecnología siempre avanza a mayor ritmo que el legislativo. A la hora de determinar responsabilidades en el uso correcto de la AI, en realidad no resulta imprescindible que exista ese marco legal, puesto que el Derecho tiene herramientas suficientes para el afectado por ese potencial uso indebido pueda depurar responsabilidades frente al infractor. Cosa distinta es la potencial prohibición de prácticas concretas para evitar el desarrollo de la IA y que así se evite el daño; no obstante, se antoja compleja la aplicativa efectiva de esas prohibiciones, puesto que una prohibición tampoco evita que el hecho suceda.