Phantom Shares vs Stock Options

Las empresas se plantean qué solución es más útil para remunerar a los empleados con acciones y conseguir con ello atraer y sobretodo retener el talento en sus plantillas.

Tradicionalmente se han empleado muchas fórmulas para incentivar el rendimiento de la plantilla y retener a los grandes trabajadores. La promoción a socio ha venido siendo con carácter general uno de los sistemas más utilizados. Para ello existen planes retributivos por medio de la cesión de acciones de la compañía. Las stock options precisamente es una herramienta útil para tal fin.

Sin embargo, la entrada de empleados en el capital social genera diversos conflictos que confrontan con el interés general de los socios fundadores. Es por ello que en la actualidad viene utilizándose las phantom shares como solución alternativa.

El objetivo de este artículo es comparar las ventajas y desventajas que ambas figuras, stock options y phantom shares, tienen de cara a la empresa.

Acciones por medio de stock options

Comenzamos por comentar algunos de los problemas que plantea la cesión de acciones por medio de stock options:

Con la entrega de acciones a los empleados, no solo se conceden derechos económicos derivados de la participación en beneficios, sino que además se obtienen los denominados “derechos políticos” de las acciones. Los derechos políticos son aquellos que garantizan la participación en la gestión de la compañía, tales como derecho de asistencia a juntas generales, derecho de voto sobre los acuerdos adoptados, derecho de información, etc.

El derecho de información del socio, a su vez, permite que todo aquel titular de acciones pueda acceder a la contabilidad de la sociedad, al informe de gestión, y a cualquier otra documentación relevante que vaya a tener implicación en la aprobación de las cuentas anuales o en la adopción de cualquier otro acuerdo (puede consultarse nuestro artículo Nulidad de acuerdos sociales por infracción del derecho de información al respecto).

Mientras que el derecho de asistencia a juntas generales y de voto de acuerdos sociales, implica igualmente otras prerrogativas como el derecho de impugnación de acuerdos cuando el socio considere que se vulneran los intereses sociales, derecho de convocatoria de junta general cuando el administrador correspondiente no la hubiese convocado en el plazo establecido y cualquier otra medida de control del cuerpo directivo establecida en la Ley o los estatutos.

Los derechos económicos de la titularidad de acciones no se limita a la participación de la cuota correspondiente de los beneficios. El reparto de dividendos es una decisión que corresponde a la junta general, y por tanto el socio tendrá derecho de voto al respecto. Además, el socio podrá acudir a las ampliaciones de capital para evitar que su cuota se diluya, es lo que se conoce como derecho de suscripción preferente. E incluso podría optar por ejercitar el derecho de separación, que consiste en solicitar la venta de sus acciones con cargo a la sociedad previa valoración objetiva del importe que deber percibir por ello. Para mayor información puede consultarse nuestro artículo explicativo Derecho de separación del socio o nuestro artículo El nuevo poder del socio minoritario que igualmente recoge prerrogativas de este derecho.

¿Qué solución es más útil para remunerar a los #empleados de una #startup con acciones y conseguir con ello atraer y sobretodo retener el #talento en sus plantillas? Clic para tuitear

Penalización fiscal en la entrega de acciones o stock options.

Por desgracia la legislación fiscal tampoco favorece la entrega de acciones al empleado con el fin de retenerle en la empresa, todo lo contrario. En otros países se incentivan este tipo de sistemas retributivos permitiendo que el trabajador no pague impuestos hasta que se produzca la venta de las acciones que se ha adjudicado. Sin embargo en España deben pagarse impuestos como rendimiento del trabajo desde el momento del ejercicio de las stock options. Es decir, si un trabajador se adjudica 100 acciones por valor conjunto de 1.000 euros, cuando el valor de mercado de esas acciones es de 10.000 euros, Hacienda considera que ese trabajador ha obtenido un ingreso extraordinario de 9.000 euros que debe declarar en el IRPF. Al momento de la venta el trabajador titular de las acciones deberá nuevamente declarar las ganancias obtenidas si los títulos se han revalorizado.

El afectado desde el punto de vista fiscal es el trabajador, pero como consecuencia directa la empresa deberá hacer mayor esfuerzo retributivo para alcanzar el objetivo de ofrecer una mejora real al trabajador.

Esas son las principales razones que han llevado al sector empresarial y a la generalidad de las startups a utilizar las phantom shares cada vez con mayor asiduidad.

Ventajas de implantar un plan de Stock Options

Existen por el contrario ventajas de implantar un plan de stock options que tampoco podemos olvidar:

  • Las phantom shares no dejan de ser una figura ficticia que otorga ciertos derechos. Tratándose de medidas para retener el talento, puede ser que la adjudicación de acciones de la compañía suponga para el empleado un mayor atractivo para permanecer vinculado al proyecto.
  • Existe plena libertad para pactar la cesión de phantom shares, puesto que no son figuras establecidas legalmente. La regulación sobre adjudicación, venta y demás derechos asimilados a las acciones es mucho mayor, y por tanto ofrece mayor seguridad jurídica. A mayor abundamiento sobre esta cuestión, existe mayor número de precedentes jurisprudenciales que permite un mejor conocimiento doctrinal.
  • Las phantom shares pueden incorporar un derecho económico sobre la futura empresa de la compañía o solamente sobre el reparto de dividendos. La figura de la acción por el contrario, siempre y en todo caso ofrece una seguridad al trabajador de que percibirá una ganancia económica en caso de venta de la sociedad.
  • Las acciones pueden enajenarse y ser objeto de venta. Sin embargo las phantom shares suelen pactarse sin posibilidad de cesión a terceros como objeto de una venta.

Leave A Comment